divendres, 7 de febrer de 2014

RADIOGRAFÍA DE UN DICTADOR

viernes, 17 de enero de 2014

RADIOGRAFÍA DE UN DICTADOR



DIEGO RIVERA 

Las dictaduras se sostienen por defecto-efecto de la ignorancia. Cuando son derrotadas, no se resignan, se mantienen a la espera de su resurrección, conocedoras del intelecto deficiente que predomina en todos los lugares del planeta.
Un dictador nunca duerme, sigue manipulando las neuronas mas  desnutridas desde su mentalidad de enfermo omnipotente, conocedor del sistema operativo predominante, calculando y midiendo el mejor momento para salir de nuevo a escena.
Un dictador es un analfabeto de la propia vida, que estima ésta como un método para someter bajo su propio analfabetismo.
Un dictador se disfraza de democracia para poder  interferir en sus cimientos, debilitando poco a poco su estructura para recobrar la confianza de aquellos a quienes previamente han ido desmoralizando con sus ataques de miedo, sus promesas de vida eterna, sus premios y castigos de ultratumba.
El miedo es inyectado disimuladamente, acelerando los mecanismos de opresión, recuperando viejos ideales del desván de los trastos viejos; se impone un orden desordenado que ordena el modo de vivir a todos aquellos que aun no han despertado a su propia vida. Se opera discretamente en confabulación con todos los dictadores esparcidos por el planeta, a la espera de su reconocida identidad como único medio de subsistir bajo una disciplina dominante, que asegura una mejor manipulación de las masas con fines pacíficos  y en el nombre de dios.

DIEGO RIVERA
Desgraciadamente son muchos más, los más incapacitados para ver, que los capacitados en discernir.
Por desgracia el cultivo de la ignorancia se mantiene sus constantes desde los tronos a los púlpitos, desde la miseria a la esperanza. Es muy fácil sobornar a quien nada tiene y todo lo espera, es muy fácil dejarse dirigir a cambio de eludir el trabajo de pensar por uno mismo.
Así que actualmente las quejas son un simple lamento que se extingue como un trueno después de la luminosidad del rayo. Nos están invadiendo y no vemos el invasor, nos están atemorizando poco apoco, desnutriendo nuestro potencial de lucha, cambiando guerreros por vasallos, retrocediendo hacia donde siempre estuvimos, sin ser conscientes de ello.
Nos atemorizan con crisis, nos desnutren de sabiduría; nos calientan el cuerpo con agresiones morales y nos recetan dosis de paciencia.
Ellos saben muy bien quienes somos, que carencias tenemos, que debilidades acusamos, que ignorancia cultivamos. Ellos son los profesionales de la masificación, los caudillos redentores, los que aspiran a la inmortalidad a través de sus crímenes y fechorías.



DIEGO RIVERA

Son  líderes que construyen dioses y en su nombre nos arrebatan la vida, son insaciables máquinas de reproducción cuya finalidad es la permanencia de  su genética, son estatutos que no permiten la entrada de nuevas ideas, de posibles grietas por donde penetre un ápice de luz.
Nos exigen a cambio de paz, nos arrebatan a cambio de cruz.

Hoy nos hablan de recesión, de sustracción de aquellos bienes que nos hemos ganado a pulso. Más tarde nos indican el modo de sustentar la calma previniendo la revolución con amenazas y represalias. Sacan sus nuevas leyes en tiempos de fútbol, olimpiadas, vacaciones, para distraernos del problema que se avecina.
Dicen que el problema fue causado por la oposición, para que confiemos en ellos, que a su vez, fueron el cebo que atrajo la abundancia para seducirnos con la facilidad y el préstamo.
Nos embargan las viviendas y rebajan nuestros sueldos. Limitan la sanidad y la cultura, refuerzan el miedo a base de estrategias milenarias, reponen el arsenal a la banca, con la intención de que volvamos a embargarnos, eliminan científicos e incrementan policías. Nos informan de los nuevos cargos militares y como quien deja caer un suspiro, añaden que se acercan tiempos difíciles y hay que estar prevenidos.

CIEGO RIVERA

Quizás soy demasiado suspicaz, quizás presto demasiado oído y atención a todo cuanto está sucediendo, quizás soy una visionaria cuya miopía es solo cuestión de dioptrías, pero puedo aseguraros que la trama está muy bien urdida, que todo lo que está ocurriendo lleva tiempo macerándose, que la única crisis es la falta de recursos intelectuales, la falta de esfuerzo mental para ver más allá de lo que nos quieren mostrar.

DIEGO RIVERA Y FRIDA KALO

Deberíamos luchar por el cambio, por la abolición de la opresión disfrazada de democracia, por nuestros hijos y nietos. Deberíamos ser mucho más conscientes de todo lo que se está cociendo en nuestra cocina sin percibir el olor, hasta que se queme lo que se está cocinando.
Solo con la unión  de todos, la fuerza, el desmantelamiento de sus proyectos con la invasión a sus ideas; todos, renunciando a posibles encantos, dejando un poco de nuestra apacible modorra y enfrentándonos a la realidad. Si nos unimos, ni el propio ejército nos abatirá.
Ellos dependen de nosotros, no a la inversa, suspender lo que les proporcionamos es la única arma con que contamos, cortarlos el suministro antes que nos quiten la vida. No debemos pedir permiso para manifestarnos, es un derecho constitucional y la constitución no se puede alterar sin consenso, al menos eso pregonan ellos.
Si con todo cuanto estamos presenciando, si con todo lo que nos están robando, la hipocresía , el desmantelamiento del bienestar conseguido, las mentiras, la manipulación de nuestros derechos, si no vemos claro, entonces es que nos merecemos esta dictadura encubierta, donde la política y el clero están confabulados.

http://visceral-genetticca.blogspot.com.es/




Gràcies. 
Un petó