diumenge, 28 de març de 2010

MÁS SOBRE LOS PERSONAJES.

"Las memorias de uno están en los personajes que va creando, porque en ellos vas volcando parte de tu biografía, de tus sentimientos, de tus vivencias".



Estas palabras las grabé en casa del escritor Miguel Delibes hace unos años. Recibí de una revista el encargo (suerte la mía) de entrevistar a uno de los literatos que más admiro. Y me fui a Valladolid con una fotógrafa para cumplir la tarea. La entrevista fue larga pero don Miguel contestó con afabilidad y paciencia a todas mis cuestiones, lo cual no ocurre siempre. He hecho entrevistas a personas que me han bostezado, que han respondido con monosílabos a la mayoría de mis preguntas o que se han pasado el rato mirando el reloj. Pero, esas son anécdotas que no vienen a cuento ahora.
“La historia (de una novela) es creíble si el personaje es creíble. Un personaje bien tratado, bien construido le obliga al lector a creer todo lo que cuentas de él. Yo he dedicado mucho esfuerzo a construir personaje”, decía Delibes señalando el montón de libros, con su firma en la portada, que colmaban las estanterías.Yo miraba los volúmenes y los veía a ellos pululando entre los lomos, revoloteando por la habitación: veía al señor Cayo, a Daniel el Mochuelo, a Azarías y Paco el Bajo, a Pacífico Pérez, a Menchu la viuda de Mario…
También estaba Pedro, el protagonista de La sombra del ciprés es alargada, un chaval poseído por un temor obsesivo a la muerte, que suscitó los reproches de los críticos pues no concebían que un niño albergara a tan temprana edad tales pavores. Sin embargo, me contaba Delibes con un pelín de ironía, el personaje era totalmente verosímil porque los miedos de Pedro eran los que él había padecido en su infancia.
¡Qué cantidad de buenas horas de lectura nos ha proporcionado Miguel Delibes! Desde que obtuvo el Premio Nadal en 1948 hasta Los estragos del tiempo, en 1999, ha publicado más de sesenta títulos, algunos de los cuales forman parte de nuestra biografía cultural. ¿Cuál citaría yo? El camino (1950), Las ratas (1962), Viejas historias de Castilla la Vieja, (1964), Cinco horas con Mario (1966), Los santos inocentes (1981) y, por supuesto, El hereje (1999)



publicado 14 abril 2008.

CECILIA ALAMEDA

4 comentaris:

Isol ha dit...

Y que suerte la nuestra de conocerte Cecilia y poder compartir contigo esta experiencia,sin duda Josep capta aqui lo que nos dás en tu blog,lamento no contar con tiempo para ir por el ,seguido,pero cada vez que acudo a tu espacio me encuentro con tu forma de escribir,llena de detalles,coherente,desde tu experiencia laboral,desde tu pasión por los libros,tus paseos por New York me han hecho conocer parte de esa ciudad a la que nunca presté demasiada atención,y tus fotos de Madrid me han encantado,todo lo que escribes es un aprendizaje para mi,te admiro mucho por ello y por tu calidad humana.un abrazo!

Josep este blog está cada vez mejor como dijo Susi captas de nosotros lo mejor!!!!!

Cecilia Alameda Sol ha dit...

Gracias, Josep, por tu interés y por traerme a tu casa. Estas cosas hacen que merezca la pena escribir en el blog.
La charla con Delibes fue una experiencia muy enriquecedora, muy grata. Es un placer haberle conocido y haber hablado con él unas horas. De allí me quedó el respeto por la persona que habitaba tras un buen escritor.

Cuenta conmigo para lo que necesites, Josep. Es un gusto tenerte como amigo.

Vicky ha dit...

Que buen escrito, que maravillosa experiencia y que enriquecedora.....
Un abrazo para Cecilia y otro fuerte para ti amigo.

Diana Puig ha dit...

Un placer haber leído la experiencia de Cecilia, con el gran escritor, Delibes, pienso que a todos nos ha transmitido en sus libros el respeto.
Gracias Josep.
didi.

Publica un comentari a l'entrada